domingo, mayo 20, 2007

LA OREJA DE JENKINS

ondres, 1738 — El caso Jenkins provoca tensión entre España e Inglaterra. Los problemas derivados del asiento de negros y los ataques de los corsarios españoles a los barcos británicos, son dos conflictos que periódicamente enturbian las relaciones entre ambos paises. En marzo de 1738, el contrabandista Robert Jenkins declara ante el parlamento de Londres que los españoles han amputado su oreja. Este suceso lleva al primer ministro, Robert Walpole, a reunirse con embajadores españoles. Madrid se compromete a pagar una indemnización (95 000 libras), aunque debía pagarla la Compañía del Mar del Sur inglesa, por los derechos adeudados del asiento. Ante la negativa de la Compañía, Felipe V anuncia la rescisión de asiento, mientras que Walpole se ve rebasado por la campaña desatada por el partido de la oposición (tory) y los partidarios de la guerra. España no paga y Londres declara la guerra el 3 de noviembre de 1739. Entre Inglaterra y España existe además el problema de las reclamaciones españolas sobre los límites de Carolina y Florida.

4 comentarios:

zinthia dijo...

La derrota de la Armada Inglesa en Cartagena de Indias en el siglo XVIII, es un acontecimiento silenciado en la historia inglesa, (fue tal desastre, que el rey inglés prohibió hablar del mismo, con la sabia idea de que si no se habla no existe).
Aunque el origen de la guerra fue la rivalidad comercial entre las dos potencias, la causa inmediata fue un incidente cerca de la costa de Florida, cuando el capitán de un guardacostas español, Juan León Fandiño, interceptó el Rebbeca al mando de Robert Jenkins y le hizo cortar a éste una oreja; después de lo cual le liberó con este mensaje: "Ve y dile a tu Rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve".
Declarada la guerra a España, la flota, de 186 barcos, era muy superior a la Invencible de Felipe II que sólo disponía de 126 navíos, y estaba dirigida por el almirante Sir Edward Vernon.
Por parte de los españoles, el Virrey Sebastián de Eslava, Teniente General de los Reales Ejércitos,y bajo su mando, pero en el mar, el celebre General de la Armada D. Blas de Lezo, lobo de mar que ya ha participado en 22 batallas y expediciones navales.
Años antes Vernon se había acercado dos veces a Cartagena, pero Lezo lo había puesto en fuga con maestría de consumado marino.
Ahora Vernon, envalentonado tras una acción de rapiña en la mal defendida ciudad de Portobelo (Pánama), vuelve con efectivos considerables y escribe a Lezo cartas desafiantes.
Éste, le contesta: 'Hubiera estado yo en Portobelo, no hubiera Usted insultado impunemente las plazas del Rey mi Señor, porque el ánimo que faltó a los de Portobelo me hubiera sobrado para contener su cobardía..."
Vernon, por fin, entró triunfante en la bahía con su buque Almirante, y dando la batalla por ganada despachó un correo a Jamaica e Inglaterra con tan fausta noticia.... Pero los españoles resistieron, y el Alto Mando inglés ordena la retirada.
Mientras en Inglaterra se supone como cierta la victoria y se acuñan medallas conmemorativas mostrando a Lezo arrodillado ante Vernon entregándole la espada con la inscripción "el orgullo español humillado por Vernon".
Estas medallas, de las que se conservan algunas todavía, fueron motivo de burla durante mucho tiempo por parte de los enemigos de Inglaterra, "debiendo ser en sus autores tanta mayor la vergüenza cuanto fue mayor su ligereza y arrogancia".
Saludos. Zinthia.

Heaven dijo...

El autor del blog ha instaurado la dictadura. Que Dios nos coja confesados. Ahora tenemos que pasar por la censura antes de ver publicados nuestos comentarios.No esperaba ésto de tí Nelson. No eres hombre de palabra. Si lees comentarios tuyos de meses atrás, prometiste no hacerlo. Que la Virgen de la Paz, tenga misericordia de tí. Ah, por cierto. me ha tocado estar en una mesa electoral. El Domingo no podré leerte. Estaré muy ocupada, velando porque el proceso democrático siga en marcha,grande y libre hacia su irrenuncable destino (que todo siga igual). De la oreja de Jenkins no puedo comentarte nada porque no sabía de su existenciaBesos. Nelson. Que desilusión.

nelson dijo...

Heaven, si pudiera hacerte copia de la llave de los comentarios,. lo haría, pero no hay fórmula posible, para hacer eso.
Feliz elecciones, sé que velas por la continuidad del desarrollo democrático en nuestro país, estando o no en mesa electoral.Bueno te perdono que nome leas el domingo, ya sabes que se te acumula la tarea el munes. Besos.

Anónimo dijo...

Podéis ampliar la información sobre la guerra de la oreja de Jenkins en esta web, creo que os interesará. Además se cuenta de manera amena el desastroso ataque inglés a Cartagena de Indias.

http://www.todoababor.es/articulos/guerra-oreja-jenkins.htm