lunes, mayo 21, 2007

ACADEMIAS Y RENOVACIÓN INTELECTUAL

spaña, 1738 — Prosiguiendo la línea iniciada durante el reinado de Carlos II, una tímida apertura científica e intelectual se va abriendo camino en España. Cada vez se hacen más urgentes los cambios en una cultura arcaica y asfixiante. Pensadores como Feijoo, Mayans o fray Martin Sarmiento, y políticos como Olavide intervendrán en la renovación. Como medio de fomento y control van surgiendo las Academias, foros donde los eruditos pueden colaborar en sus tareas y discutir las últimas novedades.En 1713 don Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, creó la Academia Española de la Lengua. En 1729 nació la de Buenas Letras de Barcelona y poco después, en 1735, la de la Historia, que alcanzará su configuración definitiva en este año de 1738. Unos años antes lo han hecho también la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (1734) y la Tertulia Médica (1732). Posteriores serán aún la Academia de Nobles Artes (1744) y la de Buenas Letras de Sevilla (1751- 52).Las academias desempeñaron un importante papel en el impulso del racionalismo, para el que constituían un instrumento ideal, aunque hacia final de siglo se hallaban ya un tanto esclerotizadas frente a las nuevas corrientes de pensamiento, más a su aire en las tertulias y reuniones, que suscitan los contactos y despiertan el interés de los grupos más selectos. Como reflejo del nuevo espíritu, se pide una enseñanza más abierta y orientada hacia las necesidades sociales y un público nuevo y más curioso. Las teorías de Muratori y Boileau hallan en Ignacio de Luzán y su Poética un propagandista convencido.

2 comentarios:

zinthia dijo...

Para Ignacio de Luzán, la poesía es
“Imitación de la Naturaleza en lo universal o en lo particular, hecha en verso para utilidad o para deleite de los hombres, o para uno y otro juntamente.”
Describe la belleza, fin de la poesía, como “una luz y resplandor de la verdad que, iluminando nuestra alma y desterrando de ella las tinieblas de la ignorancia, la llena de suavísimo placer”.

Dos muestras.....

“Canción, si yo pudiese, bien querría
hacer de modo que tu voz oyese
la zona ardiente, la templada y fría;
y que en tus alas fuese
la fama de mi patria y sus trofeos
a los pueblos del Indo, a los sabeos,
a los de Arauco, Taura, Ida, Erimanto.
Pero no son tus alas para tanto.”

“Pasar nadando ofrece
del uno al otro sitio,
prometiendo himeneos
nocturnos y furtivos.”

Saludos. Zinthia.

Heaven dijo...

Para más información sobre el personaje (D.Ignacio de LUzán), existen 29.100 entragas en Sr.Google.