sábado, mayo 26, 2007

EL BELLO MUNDO DE LA PORCELANA



adrid, 1759 — Carlos III establece una nueva manufactura real, la de la porcelana del Buen Retiro. La institución, fundada al poco tiempo de llegar el monarca de Nápoles, experimentó una primera época de apogeo, durante la cual predominaron los técnicos y artistas italianos, personal que pertenecía a la fábricade porcelana de Capodimonte que el mismo rey había creado en Italia. De ese periodo datan las decoraciones de las «salas chinas» de los palacios de Madrid y Aranjuez. Siguió después, una situación crítica, tanto en el ámbito administrativo como técnico, que abarcó el período entre 1783 y 1803, año tras el cual el director de la fábrica, Bartolomé Sureda, intentó estimular su recuperación, proceso que fue interrumpido por el estallido de la guerra de la Independencia. Según el juicio de algunos contemporáneos esta manufactura real no trajo consigo ningún provecho: antes bien, los gastos que supuso para la hacienda real se elevaron en exceso.

1 comentario:

zinthia dijo...

Pues sí, amigo Nelson, parece que la idea de la fábrica de porcelana, era por ahorrar, para no tener que importarla, y finalmente fue una ruina. Bartolomé Sureda hizo un esfuerzo extremo por sacarla a flote, pero finalmente se tuvo que rendir. Escribió: ” tuvimos que abandonar la fábrica por ocuparla las tropas francesas, y ahora que hemos vuelto a ella y encontrado los talleres estropeados e igualmente falto de fondos para hacer traer la tierra, me veo en la imposibilidad de poner en ejecución una cosa que tanto he deseado para la prosperidad de la fábrica y honor mío”.

Desde que se tuvieron noticias de la porcelana china Ming, y más tarde los viajeros, en la edad moderna, la traían, los occidentales trataron de imitarla, pero no conseguían la “dureza” apropiada, Walter von Thirnhausen y Böttger lo lgraron tras múltiples ensayos. ¿Cuál era el secreto? El caolín, (por cierto un personaje de comic de mis tiempos).
Saludos. Zinthia.