viernes, abril 06, 2007

IMPORTACIÓN MEDICINAL DE TABACO

spaña, 1552 — Unas de las plantas que mayor sensación causa, entre las traídas de América. es el tabaco. Pero aparte de su uso más frecuente, los curiosos investigadores tratan de encontrarle otras aplicaciones.Así, se le atribuyen numerosas virtudes terapéuticas. Ello propicia que se implante el uso del tabaco, del modo que lo usan los indígenas, para curar una serie de enfermedades, con lo que su demanda e importación crecen de gran manera.
El primero en lograr cultivar tabaco en Europa es el médico sevillano Nicolás Morandes, que en 1574 publica una Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales y que sirven en la medicina. En este libro trata extensamente del tabaco, haciendo una serie de curiosas recomendaciones para su aplicación médica. Así, recomienda calentar la hoja y aplicarla en la región enferma, o frotar los dientes con un cepillo embebido en jugo de tabaco.

2 comentarios:

zinthia dijo...

Cuando se descubre América, el consumo de tabaco estaba extendido por todo el continente. Fumar (inhalar y exhalar el humo) era una de las muchas variedades de consumo en América del Sur. Además de fumarse, el tabaco se aspiraba por la nariz, se masticaba, se comía, se bebía, se untaba sobre el cuerpo, se usaba en gotas en los ojos y como enemas. Se utilizaba en ritos como soplarlo sobre el rostro de guerreros antes de la lucha, se esparcía en campos antes de sembrar, se ofrecía a los dioses, se derramaba sobre las mujeres antes de una relación sexual, y tanto hombres como mujeres lo utilizaba como narcótico.
El tabaco llegó a Europa de la mano de Rodrigo de Jerez. Fue él, al parecer, el primer europeo que (junto a Luis de la Torre) desembarcó en Cuba y cogió el hábito de fumar. Al volver a España continuó con su costumbre. La gente, al ver cómo le salía humo por la nariz y la boca, creyó que estaba poseído por el demonio. La Santa Inquisición lo acusó de brujería, puesto que "sólo el diablo podía dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca". Rodrigo pasó 7 años en la cárcel. Durante ese tiempo el uso del tabaco se extendió tan rápidamente que, cuando salió, se quedó sorprendido de ver cómo todo el mundo practicaba el delito por el que había sido encarcelado.
Parece que volvemos a los orígenes, con tanta ley antitabaco.... los fumadores en “guetos”, cual nuevos posesos.
Saludos. Zinthia.

Nelson dijo...

No sé si acabarán con el tabaco, pero si vamos en el camino de convertirnos en una sociedad falta de referentes, y ya no me refiero morales, éticos, o políticos, sino como un país carente de tradiciones. El vino, el tabaco, los toros,los puntos, menos mal que son progres y basan su ideología en la libertad individual. Muy buena tu aportación. Saludos