jueves, marzo 29, 2007

UNA ESCUELA PARA CACIQUES

éxico, 1533 — Durante una estancia en España. el obispo de México, fray Juan de Zumárraga solicita del emperador la mejora del enseñamiento en Nueva España. Una consecuencia de ello es la creación, en 1536. del colegio imperial de Santa Cruz de Tiatelolco.
La educación de los caciques indios será su objetivo y estará a cargo de la orden franciscana, que ya ha creado en Nueva España otras dos escuelas, la primera en Texcoco (1523) y la otra en México (1525).
Desde que se inició el decubrimiento, los Reyes Católicos insistieron en que los hijos de los indios principales recibieran una educación humanista y se estimulase su vocación eclesiástica. Fray Bartolomé de las Casas sostenía que la labor evangelizadora sólo podía ser efectiva si se multiplicaban los sacerdotes indígenas. Esta esperanza de una rápida evangelización a través de clérigos indios no era compartida por todas las órdenes religiosas. Los dominicos—si bien Las Casas era miembro de la orden— se opusieron desde un principio a la ordenación de indígenas. Algunos franciscanos, como fray Toribio de Paredes, a quien los indios llamaban Motolinia, compartían el pesimismo de los dominicos. Con el tiempo, el propio Zumárraga confesaría su fracaso al emperador, aconsejándole que invirtiera el dinero en hospitales antes que en escuelas, ya que los estudiantes indios parecían más inclinados a los placeres nupciales que a la continencia propia del sacerdote.

2 comentarios:

Templario Azteca dijo...

Saludos.
En el libro de Fray Bernardino de Sahún “Historia General de las Cosas de la Nueva España” se menciona que los 12 franciscanos que llegan por primera vez a tierras mexicanas a evangelizar, son quienes destruyen los ídolos y cúes (pirámides y templos) de nuestros ancestros colocando sobre ellas las iglesias.
Después de la película del Código de Vinci descubrimos que en nuestros tiempos ya no se desencadenan desastres religiosos por el fanatismo, la mayoría somos capaces de escuchar diferentes opiniones de manera pacífica y respetuosa.
¿Qué tan posible será que los franciscanos permitan excavaciones bajo sus templos? Esto mostraría zonas arqueológicas que beneficiarían nuestra cultura, las visitas turísticas que mejorarían la economía de los lugares, y a ellos pues también les aumentaría la visita a sus iglesias.

Nelson dijo...

Saludos afectuosos, evidentemente, ya no exísten desmanes o porlo menos, no como lo que se sucedieron en aquella época. Pero hay que tener presente una cosa, y es que no pretenda, trasladar en el tiempo sucesos que ocurrieron hace 500 años, a nuestros días, ni la mentalidad era la misma ni los objetivos tampoco. Creo modestamente que el error y el odio que se suscita en algunas partes de latino América, respecto a la conquista española, es producido por querer aún pasar factura de aquel gesto.
Los mayores desastres de los pueblos ibaroamericanos, han sido y siguen siendo, sus gobernantes pasados y actuales, o es que ¿en 200 años de independencia generalizada de todoslos paises no han tenido tiempo de levantar cabeza?. Saludos y gracis por comentar, un abrazo.