miércoles, febrero 21, 2007

CATACUMBAS,LUGAR DE REFUGIO Y ENTERRAMIENTO

A PALABRA CATACUMBA, fue acuñada en Roma por casualidad. En la Vía Appia justo antes de llegar a la tumba de Cecilia Metela, se encuentra una hondonada cerca del circo de Majencio. Este distrito era conocido con el nombre de "catacumbas" una palabra griega que significa "cerca del agujero". Aquí se hallaba lo que hoy se conoce como el cementerio de San Sebastián, la única catacumba conocida en la Edad Media.
En un principio, los cristianos eran sepultados junto a los paganos —una práctica que no excluyó siquiera al apóstol Pedro—, pero a partir del siglo III se buscaron espacios específicamente cristianos para cubrir esta necesidad. Dado que la ley romana prohibía el enterramiento dentro de las murallas de la ciudad, se buscaron emplazamientos para este menester en las colinas, al lado de los caminos consulares. En la mayoría de los casos, las catacumbas cristianas se hallaban en terreno particular, bien porque el propietario era cristiano o bien porque éste se lo cedía a uno de sus libertos que profesaba esta religión.
Los NÚCLEOS MÁS antiguos consistían en una entrada, una escalera y unos pocos compartimentos. Posteriormente, se formaron otros que prolongaban las galerías. Este carácter funerario —y la diferencia de fortuna de sus poseedores— explica el diferente aspecto de las catacumbas. En la mayoría de los casos, el enterramiento se producía en un "loculus" —un nicho rectangular excavado en la pared y sellado con tejas de mármol—, pero la tumba más noble era el «arcosolium», una cavidad en forma de sarcófago. La decoración era escasa —en buena medida porque el cristianismo primitivo recogía la prohibición bíblica de las imágenes— y, generalmente, de carácter simbólico. Asi, aparecían representados signos como el ancla, los panes o el pez, anagrama en griego de "Jesús el Mesias, Hijo de Dios, Salvador" Desde el siglo III aparecen frescos con escenas ccl Antiguo y del Nuevo Testamento.
Las catacumbas no sólo se usaron como enterramientos, sino como lugar de culto y como escondite. Tras el edicto de tolerancia de 313, las catacumbas cayeron en desuso y en el olvido. En 1578, en Via Salaría, se halló una parte del cementerio de los Gordianos, lo que renovó el interés por las catacumbas. Quince años después, Antonio Bosio, el denominado "Cristóbal Colón de la Roma subterránea", comenzó una serie de excavaciones sistemáticas. Pero habria que esperar hasta el siglo XIX y a Juan Bautista de Rossi para conocer de manera exhaustiva el entramado de tumbas bajo tierra.Bajo tierra.



C.V.

5 comentarios:

Manuel dijo...

Nelson, para que no tenga usted que irse a la excepción cristiana, le contesto aquí. Vivo de una pensión que me he ganado durante los 43 años, que desarrollé mi trabajo cumpliendo con mi obligación, como supongo que hará ud. cuando le llegue el momento. Siento no entender que es ser respetuoso, pero no se donde no lo soy. En ningún momento yo comparo la dictadura con la derecha, empezando porque se que el dictador comenzó su andadura siendo nacinal-sindicalísta. Se hicieron muchas mejora en la parte social, como la seguridad social, como que se trabajaba 6 días a la semana y se cobraban los 7, como que cuando uno caía enfermo, también cobraba. Sino, de que los españoles hubieran aguantado a un señor 40 años. Hombre no somos tontos, yo lo único que tengo contra franco, se lo juro, es que soy socialísta y nunca lo pude decir, no pude leer los libros que yo quería, porque en aquellos años, no podía (económicamente) viajar a Francia y comprarlos, no me dejaban ver el cine que yo quería, no me dejaron desarrollarme culturalmente y como persona, y cuando pude ya no tenía edad de hacerlo. Que el socialismo de ahora no es el mío, se lo llevo diciendo ya un tiempo, por eso vivo en París, pero no tengo un palacio. Vivo en un apartamento de 43 m2, eso si, con unas vistas envidiables. Joven Enma, conozco Andalucía y debo darle la razón en que es una comarca envidiable. Muchos escritores, intelectuales y gente sabia, han elegido Andalucia para pasar sus últimos años. Yo elegí París, porque en el fondo soy un romántico, le agradezco sus palabras de todo corazón, y me enternece que una mujer como usted, intente animarme a vivir con alegría. Yo fuí felíz, se lo aseguro, pero la soledad y la vejez son malas compañeras para la alegría. Francamente joven Enma, sus palabras, algunas mañanas me hacen levantarme con alegría y encender mi ordenador para ver si me dedica unas amables frases. Dice usted no ser católica, pero le aseguro que está usted haciendo una gran obra de caridad. Suyo afectísimo. Soy el socialísta en París me llamo Manuel.

Anónimo dijo...

Disculpen que participe en tan interesante intercambio de ideas, pero no quería dejar de comentar que el último mensaje de Manuel, me ha parecido hermoso. No voy a entrar en sus ideas sobre temas concretos, si no en lo que considero más importante, su actitud, que me ha parecido abierta, sencilla (no simple) y honesta. Creo que la cultura no es sólamente saber muchas cosas, si no, un modo, un enfoque, de aproximarse a las cosas. Manuel me parece usted un hombre culto, y como dicen los franceses, un alma bella. Los descendientes de los francos (no me resisto a un poco de humor) tienen suerte de tenerle en París.

Siempre en los buenos debates, se enriquecen los que participan. No sólamente por las ideas de los mismos. Los enfoques, modos de razonar, fundamentación de las tesis y actitudes. No comparto las ideas de Manuel en bastantes casos, nuestras posiciones iniciales son diferentes, no soy socialista. Pero me parece que si se quitan de las ideas la parte más operativa, accidental y tratando de ir a la esencia de las mismas, podrían converger, en algún caso.

Este blog de Nelson, al que sigo con mucho interés, trae buenas cosas.

Saludos a todos.
Blas de Lezo.

Enma dijo...

Para el socialista en París:
Le empezaré diciendo Manuel, que no podía tener usted un nombre más bonito, mi gran AMOR, también se llama así.Ya decía yo que entre usted y yo, habia algo que nos acercaba.Ahora sólo desearía transmitirle la mitad de la alegría que yo tengo sólo por el hecho de estar viva, y poder compartir estos ratitos con los amigos de la bitácora, que son muchos.Quiero pedirle disculpas a Nelson por haberme dirigido a usted a través de su blog, pero creo que el, que es un buen cristiano, no le importará.
No se cuando me leerá pero desde aquí le deso un maravilloso fin de semana tan maravilloso como sea usted capaz de imaginar.
Un cordial y afectuoso saludo.

Nelson dijo...

Por supuesto Enma que basándome en mis conviccines religiosas puedo admitir y ser tolerante en muchísimos aspectos, y dicho esto,no creo que sea éste el lugar más idóneo para que los comentarios conviertan a una bitácora de historia en una rosa. Permítame una sonrisa.

Manuel dijo...

D. Blas, gracias por su amable comentario. En primer lugar porque empezaba a desesperar con el amigo Nelson. Cree que estoy contra él y no es cierto. De ser así, no leería su blog. Soy todo lo culto que se puede ser a mi edad, después de haber tenido como hobby la lectura durante toda mi vida. Me interesa éste en particular porque le aseguro Nelson que me instruye usted en las anecdotas de la historia, lo que no viene en los grandes libros de historia, me lo cuenta usted, y me interesa, lo hace usted fácil. Como verá nunca le rebato un solo argumento porque lo cuenta y lo documenta usted. Son sus ideas, pero no intento rebatirlas, lo único que intento es que vea usted que hay otros mundos, otras realidades. Que nada es blanco ni negro. Que su percepción de la historia, es diferente de la mía, porque usted tiene sus vivencias y yo las mías. En ningún momento rebato, ni reivindico que lo mío es lo bueno, usted ve su historia, su vida y su forma de vida, yo la mía, y con el mayor de los respetos, lo comento. Siento que sin conocernos, tengamos éstos desencuentros. Supongo que será la edad que nos separa puesto que le imagino joven. Enma muchas gracias. Manuel