miércoles, diciembre 20, 2006

EL PESO DE LA CULTURA

arie-Jeanne, ¿Cuánto peso tiene la cultura?¿cuanto aísla la misma?, de todos es sabido aunque formule esas preguntas, de que la formación es fundamental en la construcción del ser humano. Fuiste una precoz pues en tu infancia, ya dirigiste tus pasos hacia el pozo del los conocimientos, aquellos que te aportaron el rechazo de los jóvenes de tu tiempo, arrimándote a las personas de mayor edad, para embadurnarte de sapiencia absorbiendo las experiencias y los conocimientos que éstos te aportaban. Te saltaste a la torera, las obligaciones que una hija tenía con sus padres, casarte con quien estos te designaran, y para colmo abrazaste la mística, como recurso más a fin a tus ideales.
Cometiste el gran pecado, de que a tu corta edad de diez años, habías devorado, a los clásicos más insignes, ello te proporcionó el rechazo más cruel de aquellos que sólo entendían de trivialidades.
Te casaste con quien elegiste, pero estarás de acuerdo conmigo, de que en el lecho nupcial, no se debe recitar de memoria a Rousseau, o a los autores griegos y latinos. Es indudable que tu capacidad para digerir todo aquello que se ponía a tu alcance culturalmente hablando, era innegable, pero como todo en este mundo tiene su término medio, porque todo nos puede proporcionar cultura, incluso la noche de bodas.
Personalmente, eras un genio a medias, aun a sabiendas que fuiste una pieza clave en la Revolución de 1789 en Francia, que gracias a ti, tu marido escaló los peldaños más relevantes de la política francesa, así los historiadores, te catalogaron como:” la esposa que muchos veían como la encarnación de la Revolución”, tuviste la desfachatez, de dirigirte personalmente al Rey, recordándole, las obligaciones que éste tenía con el pueblo. Defensora a ultranza de la Revolución, no deparaste en luchar posteriormente en contra,. Al final, la vida, pone a cada cual en el lugar que le corresponde, amaste la cultura, luchaste por la defensa de las clases y la vida también te puso en el camino de encontrar el amor. Finalmente, la revolución, te engulló, levantaste la cabeza al ser condenada a muerte y compartiste ese momento interminable con los hombres más ilustres de tu tiempo y que corrieron el mismo destino. Tu último pensamiento, tu último reproche a una sociedad envuelta de tormentas revolucionarias, fue:”Libertad, cuántos crímenes se comenten en tu nombre”. La cultura te dio a las, lo pagaste por diferenciarte tanto del resto de los mortales, pero también estoy seguro que los conocimientos te atenuaron la pena capital.
NELSON

7 comentarios:

Heaven dijo...

Me interesa mucho éste tema te agradeceria que lo ampliases más. No encuentro más que referencias en francés y no entiendo tanto como para leer en otro idioma, me es mas cómodo en nuestro maravilloso castellano.

nelson dijo...

Te mando por e-mail, la fuente de donde saqué mis conclusiones respecto a este artículo. Un saludo

Heaven dijo...

Que artículo tan interesante (he leido el que me has enviado por e-mail)y que gran verdad la frase de "Libertad cuantos crimenes se cometen en tu nombre", una gran frase, dado que hoy día en que se supone que hemos evolucionado, seguimos dando patadas a esa libertad de la que se presume que gozamos. Creo que desde ahora la apunto para posteriores citas, aunque te prometo que siempre citaré la fuente.

nelson dijo...

heaven, efectivamente, creo que en nuestra sociedad se siguen cometiendo desmanes en nombre dela libertad,nombre que a lo largo de la historia ha costado muchisima sangre y que desde mi punto de vista hay que cuidarla tremendamente, porque también es muy frágil.En pos de la libertad, se pasa en muchisimas ocasiones la línea que separa el libertinaje de la libertad.

Anónimo dijo...

Y este peloteo que os traeis a qué viene...envíame información....toma información...te prometo que siempre citare la fuente...esto es un blog, o es un centro de aduladores hacia Nelson...
Feliz año y que no decaiga la fiesta.

nelson dijo...

Me ha parecido tremendamente agudo tu comentario, te prometo que he sonreido, sólo que cómo puedes comprobar, los comentarios, estan libres de ningun tipo de cortapisa, y cada cual puede expresarse como crea conveniente. Te agradezco tu aportación, y no voy con segundas lecturas, Saludos y feliz año.

Heaven dijo...

Enhorabuena Nelson, por la contestación, yo no hubiera sido tan cortés, me has ahorrado entrar en una discusión que no viene a cuento en una bitácora de éstas características. Quiza por eso firmas Nelson?, se te empieza a pegar la flema inglesa. Mi más cordial felicitación.