lunes, marzo 09, 2009

LA MUJER EN LA ARMADA

a en el año 1595, una mujer, Isabel Barreto, ejerció el mando de una fuerza naval a la que condujo al puerto de Manila tras la muerte de su esposo, Álvaro Mendaña y Neira. No es que Isabel fuese una experta navegante, pero supo ganarse la confianza de Femández Quirós, un hábil nauta, cosmógrafo experto y gran conocedor de aquellos parajes que no erró en la demanda del puerto citado.
Tampoco estaba dotada de grandes conocimientos militares, pero sí de grandes dosis de ternura, lo que ayudó a apaciguar los ánimos de las exhaustas y enfermas dotaciones: para todos tenía frases de aliento y consuelo y su presencia en los sollados levantaba la moral de aquellos hombres que navegaron cuantro meses antes de llegar a puerto.
Una vez en la isla, gestionó el reparto de los enfermos entre las casas y familias de moradores de Manila, sanando éstos rápidamente, sin duda por la salubridad de sus aguas y la apacible vida.

2 comentarios:

maria dijo...

Qué bonito homenaje, aunque un día después, a la mujer trabajadora. Ya me han comentado en varias ocasiones que es usted un gran defensor de la mujer.
Gracias en nombre de todas ellas.
Me gusta su blog,aprendo muchas cosas interesantes, que no tendría tiempo de leer por mis múltiples ocupaciones.

nelson dijo...

Le agradezco efusivamente que haya invertido un poco de su tiempo en leer esta modesta bitácora,dicho esto, no podría ser de otra forma, aunque siempre he manifestado que la mujer no necesita de organizaciones que rozan colores políticos, ya que está más que desmostrado su valía en esta sociedad, posiblemente en épocas pasadas, aquellas heoinas como fueron Carmen de BURGOS,Clara CAMPOAMOR, Victoria KENT,si necesitaban a fuerza de detenciones y humillaciones, reclamar el derecho que les correspondía, pero en la actualidad, las leyes aseguran la defensa ante cualquier desman.Saludos