lunes, octubre 08, 2007

VIOLENTADAS POR EL CAMINO

ntre los primeros peregrinos de los siglos XI y XII figuran ya algunos nombres de mujer. Alrededor de 1065, el conde Sigfrido de Sponheim, peregrino en Tierra Santa con su mujer, halla la muerte en el camino de regreso, pero ella prosigue su viaje hasta Galicia para cumplir un voto formulado en ese momento.
En 1112 visita Santiago —acompañada por su marido y otros amigos— santa Paolina, que ya anteriormente había realizado varias peregrinaciones. Entre las mujeres peregrinas destacan no pocas santas, como es el caso de santa Bona de Pisa, compañera de toda la vida del peregrino, o de santa Brígida, que a mediados del siglo XIV parte hacia Santiago, adonde ya habían ido su abuelo y su padre, desde la lejana Escandinavia.
Pero además de las santas, otras figuras femeninas se dirigen a la tumba del Apóstol, de modo que Santiago se convierte en el lugar predilecto de nobles damas y reinas y, al mismo tiempo, de locas y endemoniadas que van en busca de alivio, o de mujeres condenadas a la peregrinación. Distinto es el caso de la madre de santa Clara, dama de familia aristocrática, casada con un hombre de su misma condición y que puede permitirse varios y extensos peregrinajes, entre los que figura el de Santiago.Pero, ¿cómo viajan todas estas peregrinas teniendo en cuenta que el peligro es para ellas mucho mayor que para los hombres?. Muy raramente se echan a los caminos a solas, e incluso las más nobles y las reinas van con el marido o en cualquier caso, escoltadas. Se viaja por lo tanto en pareja o mejor aún, en grupo, como lo cuenta en una carta Petrarca, que en 1353 se encuentra cerca de Aix con una abultada tropa de matronas romanas que se dirigen a Santiago. Respecto al temor por los peligros del viaje, el caso de la inglesa Margery Kempe es emblemático. A pesar de su matrimonio y de sus catorce hijos, esta mujer, siempre con el permiso de su marido, se convierte en una auténtica experta en peregrinaciones: Tierra Santa, Santiago, Roma y Asís. Pero cuando en 1436 empieza a dictar sus recuerdos de aquellos viajes, surge obsesivamente, en forma de pesadillas de trasfondo erótico, el terror a ser violada por el camino. Miedo que encaja bien con una realidad en la que se dan frecuentemente estos casos, incluso para aquellas que viajan con el marido.

6 comentarios:

Birdo. dijo...

Muy interesante, Nelson, como siempre. Un placer leerte. Saludos.

enma dijo...

Ahora Nelson, no sólo las mujeres pueden ser violadas, después de la última reforma del código penal, tambien los hombres.
Si tienes pensado hacer el camino, ve con cuidado, hay mucha mujer mala por allí, si puedes ir acompañado, mejor.
Yo, si no tienes quien te acompañe, me brindo a ello,pero yo como Sigfrido de Sponheim, si te mueres en el camino seguire, sólo pondría esa condición.
Un afectuosísimo saludo.

Nelson dijo...

Birdo, gracias por invertir tiempo en leer esta modesta bitácora.Saludos

Nelson dijo...

enma, si me muero en el camino, es mejor que sigas, porque cargar con un muerto, es una tarea tremendamente árdua.No obstante,el camino dá la sufiente fuerza llevar a cabo esta hazaña, llena de sobresaltos maravillosos,a la vez que se cargan las almas más fuertes y las más débiles, de una energía sin paragón posible.

zinthia dijo...

Yo he comenzado el camino al revés , primero he visitado Santiago... y algún día desandaré lo no andado. Desde luego es mucho mejor hacerlo acompañada... ya veremos si se presenta algún voluntario jajajajaja.
Un beso, Nelson.
Zinthia.

Nelson dijo...

Zinthia, es la primera vez, que alguien empieza el camino al revés, no deja de ser algo muy original y quien sabe....si con el tiempo, se pone de moda esta otra alternativa.jajajja, beso