miércoles, mayo 16, 2007

EL DICCIONARIO DE AUTORIDADES

adrid, 1726 — La Real Academia española inicia la publicación de su obra fundamental, el Diccionario de Autoridades.
Con el título completo de Diccionario de la lengua castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con las frases o modos de hablar, los proverbios o refranes y otras cosas convenientes al uso de la lengua, la obra se hallaba dirigida al monarca Felipe V con la dedicatoria de «al rey nuestro señor don Phelipe V (que Dios guarde) a cuyas reales expensas se hace esta obra».
El proyecto de componer un libro de esta especie había surgido ya en 1713, año en que se instituyó la Academia, y su elaboración no quedaría totalmente finalizada hasta 1739, cuando aparecieron los 6 tomos que constituían el Diccionario.
Los académicos no solamente habían incluido las voces, acompañadas y justificadas por citas de unas autoridades diversas, sino que también habían redactado una historia de la Real Academia y diferentes observaciones en torno a la etimología y la ortografía, al igual que un estudio en el que se presentaba el origen de la lengua castellana.
Posteriormente, la Academia utilizaría este Diccionario de Autoridades como punto de partida para realizar la primera edición de su Diccionario Usual, obra que tenía por objetivo principal la definición de las voces y que pór esta razón omitiría las citas características de la anterior.

2 comentarios:

zinthia dijo...

Se conoce a este diccionario como "de autoridades", por tener en los artículos citas de autores que ejemplifican o corroboran la definición dada.
Felipe V expidió la Real Cédula de Fundación el 3 de octubre de 1714. En ella se autorizaba a la Academia para formar sus Estatutos y se concedían a la corporación y a sus miembros de número varios privilegios. El 29 de diciembre de 1723 se dio lectura a un decreto de Felipe V, por el cual se concedían a la Academia sesenta mil reales de vellón, para dar principio a la impresión del Diccionario ; gracias a ello los académicos se aplicaron a lo que debía ser su tarea principal. Eran veinticuatro en total, y pese a diversas dificultades y a algunas peleas entre ellos, cumplieron su tarea de recopilar los materiales y publicar los seis volúmenes del Diccionario de Autoridades, con diligencia.
“Siendo el fin principál de la fundación de esta Académia cultivar, y fijar la puréza y elegáncia de la léngua Castellana, desterrando todos los erróres que en sus vocablos, en sus modos de hablar, ò en su construcción ha introducido la ignoráncia, la vana afectación, el descuido, y la demasiada libertad de innovar: será su empléo distinguir los vocablos, phrases, ò construcciones extrangéras de las próprias, las antiquadas de las usadas, las baxas y rústicas de las Cortesanas y levantadas, las burlescas de las sérias, y finalmente las próprias de las figuradas. En cuya conseqüéncia tiene por conveniente dár princípio desde luego por la formación de un Diccionario de la léngua, el mas copioso que pudiere hacerse: en el qual se annotarán aquellas voces y phrases que están recibidas debidamente por el uso cortesáno, y las que están antiquadas, como tambien las que fueren baxas, ò bárbaras, observando en todo las reglas y preceptos que están puestos en la planta acordada por la Académia, impressa en el año de mil setecientos y trece.....”
Saludos. Zinthia.

Encarna Martin dijo...

Hola:

Tengo por haber llegado a mi a traves de una herencia familiar el Diccionario de Autoridades.

Conoces cómo puedo venderlo?

Gracias
Encarna