martes, julio 17, 2007

RED BÁSICA DE FERROCARRILES EN ENSPAÑA

spaña, 9 de noviembre de 1853 — La oposición parlamentaria insta al gobierno para que cambie el sistema de concesiones de las líneas de ferrocarril. Otorgadas hasta este momento a través de reales decretos, los parlamentarios exigen su control, para evitar así la discrecionalidad y el favoritismo de la corte, así como el espectáculo de la compraventa de que son objeto.
Las primeras concesiones para la explotación de ferrocarriles se otorgan ya en 1829, aunque la falta de subvenciones, y posteriormente el impacto de las guerras carlistas, impiden su plasmación hasta 1843. Este. año se concede la explotación de la línea Barcelona-Mataró, inaugurada en 1848, a la que siguen las de Madrid-Aranjuez en 1844, y Langreo-Sama-Gijón en 1845, inauguradas en 1851 y 1855, respectivamente. Las primeras medidas legislativas importantes, aparecen el 31 de diciembre de 1844, cuando se establece el rescate anticipado de las concesiones y la revisión periódica de las tarifas, para evitar las ganancias exageradas, y se fija el ancho de vía en seis pies castellanos (1.67 m). Esta medida contribuye negativamente en las relaciones con el extranjero, al aislar a España de la red férrea europea.
El primer impulso ferroviario se frena en 1847-48. La revolución de 1854 va a incidir ampliamente en la legislación ferroviaria, propiciando la ley de 1855 en la que se dan todo tipo de facilidades a las compañías para construir las líneas férreas. Subvenciones del estado, provincia o municipio, la libre importación de material ferroviario durante el tiempo que dure la obra y diez años más, la concesión por noventa y nueve años, y la revisión quinquenal de tarifas, serán un buen acicate para los empresarios. Si en 1855, cuando se aprueba la nueva ley ferroviaria, sólo existen las tres líneas férreas arriba reseñadas, con un total de 350 km, en 1868 se sitúa el balance en 5 000 km.
Poco a poco se irá configurando un plano radial de los ferrocarriles, desde Madrid a la frontera portuguesa y francesa, y Andalucía, con pocas conexiones intermedias entre poblaciones secundarias, así como se imponen unas razones estratégicas para que el ancho de vía español no coincida en las conexiones con Francia y el resto de Europa, todo ello cosas que han llegado hasta hoy, con las servidumbres de todos conocidas. La industria nacional no encuentra ningún desarrollo, con el auge del ferrocarril. Las concesiones de la ley de 1855 lo consienten, al librar del pago de aranceles y derechos «las primeras materias, efectos elaborados, instrumentos. útiles, máquinas, carruajes, maderas, coke y todo lo que constituye el material fijo y móvil».

2 comentarios:

Heaven dijo...

Te contesto en esta, pero sigo con la alianza de civilizaciones. Nelson, que tipo de lectura haces a mis comentarios?. Tu no hiciste el curso de LECTURA COMPRENSIVA?. Yo escribo una cosa y tu no se que lees. A ver Nelson. No soy progre, ni carca, mas bien voy por libre. Ese es el primer punto.
Me importa bastante poco ser politicamente correcta. Ese es el segundo punto.
Ahora vamos a lo principal, o tercer punto. Lo que yo te digo es que:el medio oriente, o musulmanes, o como les querais llamar (yo les llamo moros y así todo el mundo me entiende)tiene una cultura que nosotros ni entendemos ni queremos entender, que van a cinco siglos de nosotros y que hacen cosas que nosotros hace cinco siglos también hicimos. Cuarto punto:Yo no me arrepiento de lo que hiciera Cristobal Colón y sus secuaces, si entonces a mi ni me habían pensado.
Espero que ahora te quede claro. No lo tomes como una borderia, es que no se como explicartelo, bueno, y que un poco borde si soy pero con cariño. Un beso

Nelson dijo...

Heaven, ha quedado perfectamente claro, solamente que me despistas, quizás será por lo de ir por libre, unas veces me da la impresión que defiendes a la Iglesía Católica en todos y cada uno de sus postulados, y en otras ocasiones lo contrario, unas veces, de derechas y otras de un poco más a la izquierda, otras en fin.... quien se mueve no sale en la foto, y todos sabemos que podemos colocarnos en las fotos en diferentes ángulos y perspectivas.
Ni todos los que salen en las fotos son tan perversos y los que no aparecen pueden ser estupendos. Ya no se trata de lectura comprensiva,ni tan siquiera de los comentarios, sino de, despiste.Un beso