domingo, mayo 13, 2007

GIBRALTAR:LA ESTRATEGIA DEL IMPERIO

ibraltar, 2 de agosto de 1704 — Con una escuadra angloholandesa y unos dos mil hombres, el príncipe de Darmstadt desembarca en Gibraltar, en donde se encuentra una guarnición de apenas cien individuos además de unos cientos de milicianos civiles. La satisfacción que inundaba la corte de Felipe V por las victorias del duque de Berwick en Extremadura y los éxitos de Velasco en la contención del alzamiento barcelonés impidió, en cierta medida, que se prestara justa atención a la plaza de Gibraltar. De nada sirvieron las reclamaciones de su gobernador Diego de Salinas, quien se había personado en Madrid con el fin de solicitar refuerzos para defender la zona y fue sustituido por el marqués de Villadarias, ni las noticias referentes a la intención de Darmstadt de poner sitio a la importante plaza. Los enemigos cortaron sin dificultad las comunicaciones por mar y tierra, y pese a la resistencia opuesta por los gibraltareños, que no pudo prolongarse más de dos días. Villadarias presentó su capitulación a cambio de que se respetasen los bienes y religión de los habitantes (lo que no se realizó, pues se saquearon templos y casas y se infligieron malos tratos a la población). En vano intentó después Villadarias recuperar la plaza y poner remedio de este modo a su pasado mal gobierno. De igual modo, una escuadra francesa integrada por cincuenta y dos buques mayores y algunas galeras españolas bajo las órdenes del conde de Toulouse —hijo natural de Luis XIV y primer almirante de Francia— partió en auxilio del territorio ocupado, pero tropezó con la aún mayor formación angloholandesa del almirante Rooke y, pese a la batalla librada en agosto de 1704, la pérdida de Gibraltar se había consumado.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento discrepar, pero los datos que se dan sobre este hecho están equivocados.
Efectivamente Diego Salinas solicitó ayuda al Rey para asegurar y potenciar las defensas de Gibraltar pero no se pudo hacer, pues el Capitán General de Andalucía, el Marqués de Villadarias, contaba con un efectivo de 200 hombres y pensaba con razón que el ataque angloholandés sería en Cádiz.
La flota angloholandesa tenía orden de atacar Cádiz, pero Rooke y Hesse desobedecieron las órdenes y se decidieron por Gibraltar.
Tomaron Gibraltar, y allí no estaba Villadarias, estaba Diego Salinas. Villadarias estaba en la frontera portuguesa.

nelson dijo...

Saludos efusivos, me parece correcta su disconformidad respecto a este comentario,pues de eso se trata precisamente,no obstante le comentaré que el mismo esta extraído de un tomo de la Historia de España, del cual le puedo dar las expecificaciones oportunas en caso de que le sean de utilidad.A su vez, le rogaría me hiciese llegar las fuentes en las cuales se basa para afirmar categóricamente que los datos del mismo son erróneos.Un saludo y gracias por invertir su tiempo en leer esta modesta bitácora.

Anónimo dijo...

Desde luego, encantado de aportar información que pueda ayudar:

www.fuenterebollo.com
cvc.cervantes.es
armadasiglo18.free.fr

Éstas son las que me parecen más esclarecedoras.

Y si busca en Google: " gibraltar 1704 diego salinas" en la Web, aparecen 11700 referencias

Nelson dijo...

Gracias por su aportación, no obstante, el SR.Google generalmente, no me merece toda la confianza,pues está saturada de información inexacta, sin que por ello dude de la que me aporta, si observa jamás baso mis artículos en páginas que circulan por la red, Un saludos, gracias de nuevo por su aportación.

Anónimo dijo...

Perdón por todo este tiempo sin contestar, obligaciones profesionales obligan. Si le facilité esas páginas de consulta en internet, fue porque pensé que le sería más fácil consultar alguna página que no encontrar libros que le ilustren ciertamente sobre este tema. Pero si prefiere, le relato mis conocimientos sobre el tema.
Diego Salinas era el corregidor de Gibraltar en Agosto de 1704, y por lo tanto tenía la jurisdicción de lo político y lo militar sobre los asuntos de la plaza. Era alcalde de la misma Don Cayo Antonio Prieto Lasso de la Vega, que dirigía el Cabildo de la ciudad que en ese momento estaba formado por quince regidores ( los concejales de hoy día). El Corregidor era la representación del Rey en la ciudad y dirigía, como he dicho, los asuntos políticos y militares y era un militar. El pueblo estaba representado por su alcalde y tenía la misión de asesorar en materias legales al Corregidor, y éste era Abogado de la Real Chancillería de Granada. Y era Capitán General de Andalucía el Marqués de Villadarias, que en agosto de 1704, siguiendo órdenes reales de SM Felipe V atacaba a Portugal. Cierto es, que en Mayo, Diego Salinas observó el paso de la flota angloholandesa por el Estrecho de Gibraltar y en vista de ello, se dirigió a la Corte a solicitar de Su Majestad ayuda para abastecer Gibraltar de lo necesario si esa flota le atacaba, y en aquella audiencia estaban presentes el Marqués de Villadarias, el mariscal Grammont ( enviado por Luis XVI) y el Marqués de Canales. Grammont se manifestó a favor de lo expuesto por Salinas, Villadarias y Canales se manifestaron en contra, pues esperaban que el ataque se realizaría nuevamente sobre Cádiz y no iban a destinar fuerzas a un puerto cuando la previsión del ataque era en Cádiz. De modo que Salinas SE VOLVIÓ a Gibraltar sin los refuerzos solicitados, más bien le destinaron algunas tropas de la milicia que por su falta de disciplina y formación eran más un estorbo que una ayuda, y SE VOLVIÓ a Gibraltar a enfrentarse a una lucha que sabía perdida de antemano.
El 1 de agosto desembarcó Hesse al norte de Gibraltar, en Punta Mala, llegó hasta la Puerta de Tierra y envió un tambor con dos mensajes que recibió el mismo Salinas. Un mensaje era del mismo Hesse instando a la rendición, el otro del pretendiente ofreciendo a la ciudad el respeto a sus privilegios. El mismo día 1 contestó el Ayuntamiento a Hesse negándose a aceptar su petición. El 2 de madrugada consta ( y ahora le doy una referencia escrita y no del Sr. Google) una carta de Salinas ( en Gibraltar) a Villadarias ( en Portugal) pidiéndole ayuda. Esta carta la envió con un mensajero que salió en barca de Gibraltar, y esta carta se encuentra en los Archivos Municipales de la ciudad de Gibraltar residente en San Roque ( Cádiz). El día 4 se produjo la rendición, aguantaron 4 días no dos. El 5 salieron algunas personas y el 6 salió la mayoría de la población como según consta en las Crónicas, con su Corregidor ( Salinas) al frente, el Cabildo en pleno y Don Pedro Camacho, jurado de la ciudad que portaba el pendón de la misma. Una vez la población se encontraba a salvo, Salinas reunió a los hombres capaces de guerrear y salió al encuentro de Villadarias que ya estaba en camino hacia Gibraltar. El 5 de septiembre comenzó el sitio hispanofrancés a Gibraltar al mando de Villadarias, y al poco tiempo de iniciado el sitio destituyó y despidió de sus tropas a Salinas pues no podía soportar la presencia de este hombre que sólo hacía recordarle que por su impericia había perdido la joya de la Corona de España. Si quiere todavía más datos no los busque en Internet entonces, cómprese los libros:
- Historia de Gibraltar de Jose Carlos de Lunas.
- Gibraltar y su Historia de Montero.
Un saludo

torredelfraile dijo...

Interesante debate.
Esos libros que recomienda no podrán ser adquiridos por el Sr. Nelson, ya que llevan años agotados. Pero hay bibliografía más moderna que los supera, ya que ambos arrastran errores originados en el siglo XVIII y sólo desvelados en tiempos recientes. Y notables lagunas, como ese dato tan llamativo como poco divulgado de la toma como rehenes a las mujeres, niños y religiosos del Gibraltar español por los marinos ingleses desembarcados, en agosto de 1704, motivo por el que el gobernador Salinas se rindió tan pronto.
Alguna bibliografía actualizada y aún asequible es:
- ÁNGEL SÁEZ RODRÍGUEZ, Las defensas de Gibraltar (siglos XII-XVIII), Editorial Sarriá, Málaga, 2007, ISBN – 978-84-96799-10-3.
- ISIDRO SEPÚLVEDA, Gibraltar. La razón y la fuerza, Alianza Ensayo, Madrid, 2004.
- WILLIAM G.F. JACKSON, The Rock of the Gibraltarians. A History of Gibraltar, Gibraltar Books Ltd., Grendon Northants, 1990.