lunes, febrero 05, 2007

LOS PERIODÍSTAS DE LA FE

A LECTURÁ DE LOS evangelios resulta imprescindible para conocer la fIgura y La doctrina sublime de Jesús, y para entender los últimos dos mil años de cultura ocidental. Evangelio significa buena noticia. Mateo, Marcos, Lucas y Juan son los autores de cada uno de los evangelios. La fe cristiana es unánime en afirmar que escribieron inspirados por Dios.
Los tres primeros evangelios se denominan sinópticos porque sus semejanzas pueden apreciarse de un solo vistazo (sinopsis). Fueron redactados entre los años 50 y 70. El apóstol Mateo dirige su atención prioritaria a los cristianos provenientes del judaísmo. Marcos recoge la predicación de San Pedro y es autor del texto más corto. Como él, Lucas tampoco es testigo directo, pero sí quien más indaga en las fuentes: se cree que la propia Virgen María le narró los episodios de la infancia de Jesús que transcribe en su libro.

JUAN, EL APÓSTOL más joven, redactó el cuarto Evangelio ya muy anciano, acaso para completar los anteriores. Su texto rebosa singular hondura y belleza. Es él quien nos da el quid de los evangelios: «se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el hijo de Dios, y creyendo tengáis vida en su nombre». Los evangelios son palabra viva, no parada en el tiempo, porque transmiten a Jesucristo, la Palabra de Dios encarnada. Por eso llevan de actualidad veinte siglos. Es aconsejable tomarlos sin prisas, como el buen vino, para paladear a gusto sus breves y sugerentes pasajes.

2 comentarios:

Sto. Tomás dijo...

Parece mentira Nelson. No lo esperaba de usted, con la que ha liado con el comentario sobre la autencicidad de la fecha del nacimiento de Jesucristo, se atreva ahora con la lectura de los evangelios, no sabía que fuera usted tan devoto. Un investigador como usted, no debe meterse en éstos lares. Nunca leí los evangelios, más allá de lo que me obligaron en el colegio, me refiero a lectura aceptada, como nunca leeré el coran. Ya le vale, Nelson. Sto. Tomás.

Enma dijo...

Sin comentarios....
Si quieres algo interesante lee a Hugh J. Schonfield.
Espero que esta recomendación no levante ampollas, no es esa mi intención.
Un cordial y respetuoso saludo.
Enma.